Crítica de ¡NOP! (2022): la invención del terror en la troposfera de Jordan Peele

[kkstarratings]
20 agosto, 2022
Redacción: dod Magazine

Tráiler de NOPE - Jordan Peele

Redacción: Jorge Casanueva

Jordan Peele cambió la percepción de lo que se podía y no podía hacer en el cine de género con Déjame Salir (Get Out, 2017), no solo ganando un Óscar al mejor guion, sino demostrando que el terror tenía sitio para contar otras historias, o al menos las mismas desde otra perspectiva muy diferente. Ahora vuelve a trabajar con Daniel Kaluuya, esta vez acompañado de Steven Yeun y Keke Palmer y logrando un nuevo triunfo comercial en su carrera. Resulta que ninguna película original (es decir, no remake, secuela, franquicia o adaptación) hasta ¡NOP! ha conseguido esta cantidad desde Nosotros (US, 2019) justo la anterior película del director, algo que dice muchas cosas buenas de su cine, pero no mucho de cómo se encuentra el mercado.

Y es que su mirada a la ciencia ficción inspirada en las películas veraniegas de Steven Spielberg y las historias de The Twilight Zone, demuestra su versatilidad resultando muy original al afrontar el género de las invasiones alienígenas con la máxima del “Vigilad el cielo” de La guerra de los mundos de Orson Welles, ofreciendo una aproximación casi inédita del género ubicando el terror en lo que podemos o no podemos ver encima de nuestras cabezas. Con la escena de la granja de Encuentros en la tercera fase (Close Encounters of the Third Kind, 1977) en la cabeza, toda la historia de ¡NOP! se desarrolla alrededor de un temor atávico encontrado y no buscado con anterioridad, el terror a las nubes y lo que puede esconderse en ellas. 

Maestro de encontrar oro donde antes solo había algo indefinido, no se le puede negar a Peele su habilidad para decodificar lo que teníamos delante de nuestras narices, aunque la premisa aquí no es suficiente y una gran idea viene acompañada de un vagón entero de sus obsesiones, que están desperdigadas en momentos brillantes sin pegamento que van tratando de construir una retorcida alegoría sobre la relación del hombre con el espectáculo, dejando a la vez su trabajo más expansivo y menos inspirado. Hay desparramadas varias subtramas interesantes  (otras no tanto) y mientras el director se muestra preocupado en sus metáforas enrevesadas no lo está tanto en darle una cohesión real, sin que esto suponga que haya nada que chirríe en el guion o la ejecución, sencillamente juega a una confusión tramposa que enmascara una brújula averiada.

NOPE - Jordan Peele

Peele logra una gran cantidad de imágenes muy hermosas, quizá en su película mejor dirigida, e incluso en algunos momentos logra conexiones con horrores telúricos e incluso inexplicables, con escenas impresionantes como la de los gritos que van “moviéndose” por la pantalla o estampas poderosas como una ventana llena de sangre, pero todos esos hallazgos se diluyen en situaciones muy deliberadas que respiran más fuera que dentro de la pantalla. ¡NOP! tiene muchos apéndices, como el de la sitcom de los 90, que resultan impactantes y apuntan a una película que se hace más y más grande en la cabeza, solo para acabar desinflándose cuando la conexión entre ellos es mucho más simple de lo que quiere hacer parecer.

Resulta muy difícil conectar con los distintos personajes, hasta el punto de que algunos de ellos se hacen muy cargantes y el que más interesa es el que inexplicablemente relegan a un rol terciario, pero esto no sería mayor problema si la mayoría de los conflictos en la película no fueran demasiado forzados. El guion acumula enigmas para desenvolverlos de forma muy arbitraria, en el peor de los casos para crear el enésimo terror de reglas tipo "No hacer algo", en la onda de A ciegas (Birdbox, 2018) o Un Lugar traquilo (A Quiet Place, 2017), incluso con la sensación de que busca vender algo nuevo aunque esté llegando en el pelotón.

Ante todo esto podría seguir pesando su gran concepto, pero el problema es que tarda una hora en entrar en él. Que si un bicho en la cámara, que si un flashback, que si una figura paterna ausente, que si caballos aquí y allá… hay infinidad de vías de entrada pero pocas para salir a flote. En la marca de los 60 minutos te preguntas si en algún momento arrancará hacia adelante. Hasta cierto punto, juega a ser una especie de Temblores (Tremors, 1990) en el cielo, pero es mejor no esperar la explosión de diversión de aquella, porque nunca acaba de aprovechar sus posibilidades lúdicas hasta su final, que tras un estupendo plan se corona con una extravagante revelación.

Quizá el punto de partido que declina ¡NOP! para un lado u otro es su momento de clímax y ciertas decisiones de diseño en su tramo final. No hay duda del riesgo asumido por Peele, pero es una propuesta de tomar o dejar. No es precisamente una gran guinda en el pastel y deja un sabor agridulce que se puede percibir como una curiosidad veraniega, pero sin duda es la película menos redonda de su director, que deja la sensación de estar buscando algo dentro del proyecto que ha ido construyendo, estrenándola antes de haberlo encontrado. 

Nope - Película de Jordan Peele

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram