Crítica de 'Hot Thoughts' de Spoon

24 agosto, 2017
Redaccíon: dod Magazine

Hot Toughts - Spoon

Redacción: Mercedes Egea

Puede que Hot Thoughts no vaya a pasar a la historia como el mejor disco de Spoon, pero resulta difícil superar tres años después a su predecesor, They Want My Soul, que concibió la gran obra maestra que es aún a día de hoy la canción Inside Out.

El noveno álbum de los tejanos quizás no sea tan bailable como el anterior debido a su toque más ecléctico, como vemos reflejado en la mezcla de colores que protagonizan su portada. Así, el último LP de la banda demuestra que los americanos aún siguen en forma tras más de veinte años dando guerra. Aunque quizás guerra no defina la manera de hacer música por parte de los de Austin, porque reconociéndolo, Spoon no es una de esas bandas concebida para componer canciones en las que las masas no paran de saltar alocadamente en la pista de baile; los Spoon son, más bien, unos tipos melódicos disfrazados de rockeros.

Sin embargo, si bien es cierto que es un grupo capaz de componer canciones hipnóticas gracias al ritmo pausado pero constante que las caracteriza. Nada de ello sería posible sin ese gran maestro de ceremonias que es su vocalista Britt Daniel, quien con su magnetismo, aires chulescos y sonrisa descarada logra con una naturalidad pasmosa actuar en cada escenario como si la cosa no fuera con él, sin pretender dar la sensación de que busca satisfacer a su público, no de una manera maleducada o pretenciosa, sino como si hubiera nacido encima de él- y es que realmente casi lleva toda su vida sobre el escenario-. Porque no es fácil escuchar cualquier tema de la banda sin imaginar a su carismático frontman entonando sus canciones con esa voz ronca tan característica y sin adentrarse en una especie de trance a través de sus frecuentes gritos ahogados de desaliento.

En este nuevo disco, los tejanos siguen la estela de su anterior trabajo, marcada por una base electrónica, sobre todo con temas como Do I Have To Talk You Into It o Can I Sit Next To You. Canciones que serán sin lugar a dudas los que perdurarán para la posteridad de todo el álbum. Toda la composición es un resultado de temas muy bien conexionados entre sí en un orden que nos va induciendo poco a poco a lo largo de cada canción hasta el final, de tal manera que, en su conjunto, nos resulta hasta de una duración breve.

De Hot Toughts podría decirse que se divide en dos hemisferios separados por la canción Pink Up, una de las canciones más instrumentales del disco junto a la que cierra el mismo, Us, que a la vez resultan ser las más sombrías de toda la composición, donde la casi ausente voz de Brett, perceptible como un eco, da paso a una mezcla de percusión y teclado que funcionan tanto como interludio y como punto final. La primera parte del disco se caracteriza por los vaivenes electrónicos que predominan en piezas como la que da nombre a su álbum, la mencionada Do I Have To Talk You Into It o First Caress, donde los golpes de voz van marcados al final de cada frase con un inseparable teclado que va acentuando las notas hasta culminar cada canción.

La segunda parte del disco se inaugura con su otro gran tema, Can I Set Next To You, el más bailable gracias a gozar de una base electrónica más potente. Tras este hit el ritmo va bajando con la balada prácticamente acústica I Ain’t The One, a la que le sigue otro tema suave y popero, Tear It Down. La última explosión antes de la llegada al final la marca Shotgun, sin duda la más rockera, hasta finalizar con el juego puramente instrumental de Us.

En definitiva, Hot Thoughts es una composición rítmica marcada por esos golpes secos y a veces impredecibles a los que nos tienen acostumbrados la banda. Cualquiera que se acerque a él encontrará mucho groove y mucho funky, pero sin florituras. Algo minimalista pero con mucha alma. Porque Spoon puede que no lleguen a ser nunca los cabezas de cartel de un gran festival (al menos en nuestro país) pero ahí están, haciendo lo suyo y haciéndonos disfrutar a nosotros ya de paso. Y quien quiera hacerlo en nuestro país podrá hacerlo dentro de bastante poco ya que se dejarán caer dentro de un par de meses en Barcelona (14 de noviembre) y en Madrid (15 de noviembre).

 

 


Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram