dod letter

Crítica: CIVIC - Taken by Force

[kkstarratings]

CIVIC - Taken by Force

Redacción: Sergio Abreu

Un tipo de urgencia necesaria y una irreverencia al pasado. En Taken By Force, CIVIC realizan la visión más panorámica de su marca particular de rock n roll hasta la fecha mientras rinden tributo a la primera gran generación de punk rockers de las antípodas. En un auténtico ejercicio nerd justificado por las ideas más primarias de la banda, CIVIC recolecta los frutos del legado de bandas como The Saints o Radio Birdman. Y es que la escena punkarra australiana ha estado floreciendo estos últimos años gracias a actos como Skeggs, Amyl and The Sniffers o The Chats por lo que este podría ser un momento más que oportuno para la formación de Melbourne.

Los CIVIC son una banda que rezuma punk oscuro y amenazante que invita a un juego de proyección mental. Rob Younger, vocalista de Radio Birdman, produce este LP mientras resalta los mecanismos más primigenios de la banda, cumpliendo su promesa de punk sarcástico de la vieja escuela. En ciertas ocasiones, los australianos parecen querer tomar algo prestado de bandas como The Clash, lo que, en cierta manera, genera algo de variedad musical al ejercicio. Dicho esto, si quieres escuchar a una banda que sabe cómo producir rock sencillo de altas revoluciones estos tíos te gustarán. El álbum hace lo correcto según sus inspiraciones y es un buen recordatorio de lo guay que se puede llegar a sentir un proto-punk de la vieja escuela en una era plenamente informática. Canciones como Blood Rushes o Fly Song se sienten aptamente reveladoras y vívidas, como clásicos perdidos del apogeo de la escena punk de finales de los setenta y principios de los ochenta. Luego, cortes como Born In The Heat golpean más fuerte y se imponen con más amenaza que cualquier cosa que haya hecho CIVIC hasta ahora.

Neigbourhood Sadist es mucho más eficiente y candente sonando particularmente feroz con una base instrumental más básica y con un gancho robusto. La canción Trick Of The Light es nostálgica e infecciosa con un sonido fuerte y furtivo que destila agonía setentera por todos sus poros, mientras que Time Girl presenta un sonido surfer fácilmente digerible y haciendo honor a su portada. En el cierre del álbum sorprenden con Dusk, que no es más que un tema de 3:45 basado en el sonido ambiente de grandes olas rompiendo en alguna remota playa de la costa australiana.

La clave de la música de CIVIC es el equilibrio, y mientras la banda trata de establecerse en un punto dulce y poco romántico nos ofrece música desordenada en su forma más variada y coherente. En una vaga conclusión, se podría decir que el álbum suena a una banda que se divierte haciendo música y aporta algo de calor y especias adicionales a un audaz brebaje de sonido. Sintoniza el álbum, enciéndelo y derrítete; seguro que lo disfrutarás.

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram