Crítica: Cat Power - Wanderer

13 agosto, 2018
Redaccíon: dod Magazine

Wanderer - Cat Power

Redacción: Andrea Genovart

El último disco de Cat Power después de seis años de silencio, supone todo un punto de inflexión o, mejor dicho, de intromisión. Once temas de una densidad mayor, más opacos, menos relajados suponen el regreso de la cantautora, que siempre nos acaba sorprendiendo con el tanteo hacia un nuevo terreno. Es cierto que, en líneas generales, todos los álbumes de la estadounidense se caracterizan por ser de un folk que tira a minimalista, basándose en sus dos casi únicos soportes: la guitarra y el piano. No obstante, en los anteriores la melodía jugaba un papel importante: ésta se levantaba fuerte y se defendía por sí sola. En Wanderer (2018, Domino Records) tenemos un paso atrás respecto a todas estas cartas de forjamiento musical y nos enfrentamos a un sonido mucho más recortado, pero que consigue ponernos en posición de jaque mate.

Solamente empezar, atendemos al primer single que comparte título con el LP. Algo más de un minuto es necesario para dar la bienvenida a este viaje de luces apagadas con un himno que juega al despiste de una forma tan sutil que se escabulle entre los dedos. Pero enseguida se empieza a erguir la roca con In Your Face, que podría ser perfectamente un tema de 7, el último larga duración del dueto Beach House: una partitura alargada en el tiempo y marcada por una percusión monótona y constante, que no sale de sí misma. You Get sería la marca algo más setentera de éste disco y que es plausible en la discografía de la cantante. Guarda raíces con el rock'n roll de la época por la ligera modulación de la voz, que conduce el ritmo de la canción a un terreno algo más movedizo que lo precedente.

El ritmo sigue con Woman que es, sin duda, uno de los sencillos estrella, y sobra decir que se debe a la colaboración con Lana del Rey. Una balada pop que va adquiriendo velocidad a lo largo del estribillo, no muy trabajado y formado por la repetición en bucle de de Woman, woman, woman. Sin embargo, es de las canciones con más refuerzo instrumental y que hacen más 'ruido', por decirlo de algún modo. La típica de estadio, donde el público alcanza el clímax eufórico. Black es otro tema curioso y también de los mejores del disco. Empieza con la voz de Charlyn Marshall bajito, bajito, y va creciendo, siempre reforzada, hasta hacerse con todo él. Controlando el tempo, eclipsando casi totalmente el acústico de la cuerda. Un casi a capela. Aquello que dices casi nada pero que se hace con todo, adquiriendo un componente incluso beligerante y de una presencia que se impone y no puedes negar.

Los coros persisten en Horizon, con la particularidad de rozar sutilmente la escena ghospel, también a causa del piano como único instrumento con el que convive la parte vocal. ¡Pero todavía no se acabaron las sorpresas! Y es que la sexta canción es una versión de balada del hit Stay, de Rihanna. ¿Acertada? Por supuesto. Pero, dada la cantidad de versiones que circulan hoy en día y lo explotada que está la canción, que tampoco es de mucha complejidad, innecesaria. Robbin Hood, Me Voy y Nothing Else Matters, que allanan el camino de la despedida, pero con una Cat Power regodeada por no hacerlo desde hacía tiempo, nos recuerdan más a los aires de Sun: piezas de cantaora que rozan la fragilidad pero que todavía conservan la luminosidad.

Y por último, tal como habíamos empezado, Wanderer. Pero con el añadido: Wanderer/Exit: dos minutos de una música otra vez solemne, pero de una solemnidad algo tenebrosa. Una melodía que podría ser tocada por un órgano, aquellas que acompañarían el monólogo final de una tragedia griega o los créditos de una película que ha precipitado, sin dejarse ver venir, su final. Así se despide la artista reconvirtiendo su imagen; una imagen nueva pero, a fin de cuentas, que muestra un camino encauzando y dibujado, sea del modo que sea. Y así lo experimentamos en su nuevo repertorio: nos hace partícipes de un viaje que, poco a poco, va ganando un pulso a esta sensación de vagar sin rumbo ni dirección. De la ha sabido escapar, de la que no hay angustia peor.

Wanderer llegará a las tiendas el próximo 5 de octubre acompañado de una gira por España en las siguientes fechas:

  • 1 DE NOVIEMBRE – RAZZMATAZZ – BARCELONA
  • 2 DE NOVIEMBRE – TEATRO CIRCO PRICE – MADRID

Tracklist de Wanderer

  1.  Wanderer
  2.  In Your Face
  3.  You Get
  4.  Woman (Feat. Lana Del Rey)
  5.  Horizon
  6.  Stay
  7.  Black
  8.  Robbin Hood
  9.  Nothing Really Matters
  10.  Me Voy
  11.  Wanderer / Exit

MÚSICA RELACIONADA

Inhaler

Entrevista a Inhaler

17 febrero, 2020
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram