dod letter

Crítica: Cala Vento - Casa Linda

[kkstarratings]

Cala Vento - Casa Linda
Más pronto que tarde era de recibo volver a saber sobre Joan Delgado y Aleix Turon, ocultos durante más de tres años en el candor de excelencia y acierto que supuso el lanzamiento de su tercer álbum de estudio, Balanceo (Montgrí, 2019). El tiempo ha pasado, y esa percepción de su entorno, ahora más madura, perspicaz y crítica, ha derivado en que los miembros de Cala Vento nos presenten las que muy probablemente sean sus mejores letras hasta la fecha con Casa Linda (Montgrí, 2023), una suerte de divagaciones existencialistas y ácidas en las que el dúo de L'Empordà abre caminos nuevos en su imaginario y demuestran tener un talento de sobras a la altura de su inconformismo artístico.

Un afán por abrir melones hasta ahora ignorados que ha traído consigo la oportunidad de verles rompiendo la baraja de su abc arquetípico con aportaciones insólitas en su haber y jugando al riesgo, pero con un pie en el éxito asegurado (pues no hace falta ser adivino para saber que compraríamos de forma rotunda esos silbidos y esas bases de eurodance juguetón que escuchamos en Conmigo, aún alejándose tanto de su habitual registro).

Pero antes de deleitarnos con un tema tan fresco y estival, que sin duda está pidiendo festivaleo y ganas de verano por sus cuatro costados, la dupla gerundense hace un despliegue de todo lo que está bien en su ya consagrada propuesta a través de un surtido de temas de lo más rico: rock de la vieja escuela cargadito de potencia en las seis cuerdas y en el mensaje (“Deja de mirarte en el espejo y compararte con los seres de las redes”, claman en la liberadora Tu Lugar), pop rápido, bien de corrosión y reproche (“Todos sabemos que hay algo que no funciona, lo hemos visto tanto en Chile como en Barcelona”, riman en la salerosa y bailable Equilibrio), baladas con sabor a piel con piel y lecho deshecho (“Me he pasado toda la noche con tus mejillas en mis mejillas”, cantan en la apasionada No Hay Manera), y la que bien podría tratarse de su diatriba más reflexiva hasta el momento, en la que esa realidad precaria y vasalla interfiere en la poética de sus introspecciones (“Yo solo quería un sitio agradable donde vivir mi vida contento y no en balde, pero tú las has comprado todas pendiente de las modas y de tu porvenir”, cavilan en la crítica Casa Linda).

Con todo, las sorpresas no acaban ahí, pues además de rescatar del olvido la pegadiza y célebre Teletecho (firmada a pachas con Amaral para aquel doble single que publicaron en 2020), Joan y Aleix se proponen retos mutuos con los que transitar por lugares parcialmente alejados de su asidua dinámica, ya bien sea de la mano de un sentido hermanamiento de lenguas con Gorka Urbizu de Berri Txarrak (Passar Pantalla), de un capítulo introductorio y encumbrado por líneas experimentales y emocore con denominación de origen (Más Que Satisfechos, entregada junto al grupo Gospelians de Girona), o de un sencillo set de versos marcados y contagiosos que nos sacudirán sin verlo venir (Ferrari). Casa Linda se siente, finalmente, como un refugio, su particular techo contra el mal tiempo y la demostración del crecimiento exponencial de un dueto que suena con la potencia y la energía de cinco hombres.

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram