dod letter

Crítica: Beth Gibbons - Lives Outgrown

[kkstarratings]

Beth Gibbons - Lives Outgrown (2024)

Cuando tu nombre está asociado al de una de las bandas más importantes del pop independiente y de la escena trip-hop de finales de los noventa, irremediablemente las expectativas toman el control y, salvo drástico deceso, la objetividad termina brillando por su ausencia y el juicio comienza ganado desde el principio. Para su respectivo debut en femenino singular, Beth Gibbons no solo se vale de su reconocida reputación y de una laureada trayectoria previa para convencernos, sino que además de ello su Lives Outgrown (Domino Records, 2024) nos recuerda el portento de sus mejores gestas y es desde ya uno de los artefactos musicales más sólidos del presente año.

Lo bueno se hace esperar. Concretamente diez años, que es el tiempo que ha tardado la cantante británica en cocinar a fuego lento las respectivas diez piezas de esta sobrecogedora y reflexiva maravilla. A lo largo de esta década, Gibbons ha sido testigo de toda clase de acontecimientos que han marcado y dirigido el sino de su actual estado, ahora reflejado en canciones que nos hablan sobre pérdida, duelo, esperanza y duda.

Para este diario personal e intransferible, la cantante ha decidido subir a su barco dos elementos que se terminan convirtiendo en imprescindibles e imperativos a medida que vamos desvistiendo las profundas capas de sus temas. A un lado del cuadrilátero tenemos a Lee Harris (ex-batería de Talk Talk, banda con la que Gibbons mantiene una histórica relación profesional, luego de haber trabajado con Rustin Man para su disco conjunto, Out of the Season, de 2002). En la esquina paralela, tenemos al productor del momento y voz omnipresente de la actual escena independiente, James Ford (Arctic Monkeys, Depeche Mode, Blur, Pet Shop Boys, The Last Dinner Party), quien viene de firmar un año redondo y continúa sumando galones.

La participación de ambos no resulta en absoluto baladí y sus determinantes aportes maridan notablemente bien con esa inclinación sobria y aciaga que en ocasiones el elepé desvela. Un deje sin duda heredero directo del último periplo en el que vimos a la Gibbons sumergida (aquel Henryk Górecki: Symphony No.3 (Symphony of Sorrowful Songs) de 2019 con Krzysztof Penderecki) y que ahora asoma sin disimulo en los envolventes trazos de temas como Tell Me Who You Are.

Todo en sus formas tiene la magnificencia propia del mejor melodrama de Nick Cave, sin resultar excesivo al oído (gracias a unos arreglos de cuerda bien puestos y sin sobrecargos que confirman que menos es más), pero no escatimando ni lo más mínimo en ofrecernos las letras más crudas que logren subrayar su máxima: entrar en contacto con las diferentes versiones de sí misma y abrir puertas que hasta ahora habían permanecido cerradas.

El cambio humano y la madurez femenina realista son probablemente los pilares narrativos principales que dirigen al oyente en esta expedición, invitándonos así a entrar en la cara más íntima y brutal de la vocalista de Portishead. Un pasillo angosto y poco iluminado que cruzamos en compañía de sus disertaciones sobre lo que nos depara la evolución (nada bueno, a juzgar por las líneas de Floating On A Moment) o la incertidumbre frente al cambio (Lost Changes). Como una hoja de papel fino siendo rasgada, escuchamos como su voz se rompe poco a poco en Burden of Life, depositando con purgante misericordia cada uno de sus versos sobre un lecho de metódicas cuerdas que ponen la piel de gallina. Algo más de luz, sin embargo, comienza a ofrecernos en su tramo final, marcado por una medieval y experimental Beyond the Sun y el folklorismo preciosista de Whispering Love, donde concluye demostrándonos que la esperanza vive.

Como virtud y vicio, el disco es de los que requieren ser escuchados en su totalidad de principio a fin, pues de forma inconexa o descontextualizada sus canciones funcionarían a medio gas y no nos ofrecerían el impacto que sin duda su responsable desea. Un trabajo tan exigente como gratificante y una obra de vida que nos muestra como nunca el talento y la sensibilidad de una de las mejores artistas de su generación.

Escucha Lives Outgrown de Beth Gibbons

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram