Crítica: Angel Olsen - All Mirrors

[kkstarratings]
4 noviembre, 2019
Redaccíon: dod Magazine

Angel Olsen - All Mirrors (2019)Redacción: Andrea Genovart

All Mirrors (2019, Jagjaguwar) es un disco cuyo título tiene todo el sentido del mundo para aquellos que hemos seguido a Angel Olsen desde cerca. El quinto álbum de la cantante de Missouri supone un repertorio que respira, en letras grandes y con mayúsculas, una evolución. Por eso podemos leer en él todo espejos: todas las facetas de lo que uno puede llegar a ser, con sus contradicciones y violencias, y que superan toda figura arquetípica y simplista. Con All Mirrors estamos ante doce canciones que pueden considerarse como un sólido punto de inflexión en la carrera de la artista, que tenía el riesgo de quedar encasillada en ser una cantante de folk minimalista más, de un colectivo que normalmente evita salir de su zona de confort y acaba por convertirse en una fórmula predecible hasta una saciedad que nos agota cada vez más temprano. Pero no. Por suerte, Olsen ha tomado riendas a su asunto dando un giro de casi 180 grados y aportándonos un sonido fresco, conseguido con una composición de un alto nivel cualitativo.

Ya solamente empezar, su primer tema, Lark, supone todo un desgarro. Con una voz distorsionada y con efectos de eco, que lucha por una instrumentalidad a veces disonante y estresada hasta el máximo, la canción es una constante persecución hacia el mismo punto álgido. Se trata de una pieza totalmente catártica que, desde luego, es representativa de este gesto donde se ha puesto toda la carne en el asador: somos capaces de captar de forma reiterada la necesidad de transcendencia y de llevar a la canción hacia sus propios límites, con unos instrumentos de cuerda que juegan a ponerse en el límite del chillido catártico. Así pues, ya no encontramos una invitación a asistir a la canción introspectiva, calmada y que parece levitar en suspensión; ésta ha sido substituida por una necesidad expresiva ligada a una especie de empoderamiento y de presencia fuerte de la cantante. Lo que Olsen ofrece en este repertorio es un intento de (re)conexión con uno mismo que tiene que ver con la construcción de una posición fuerte, transmitida por la firmeza y fuerza impositiva desarrolladas en sus temas.

En All Mirrors, canción que comparte título con el disco, la cantante parece adentrarse al universo synth pop; se recoge en un tono mucho más oscuro que bien podría recordarnos a algunas canciones de KBP o incluso a la faceta menos melódica de Molly Nilsson. Summer, en cambio, es toda una explosión para nuestro cerebro, con un comienzo que se aleja de todo el universo que previamente diseñó la misma Angel Olsen y que solamente puede llevarnos a reconocerle la valía de un gran riesgo. Aquí la cantante prueba el despiste con una melodía engañosa a la vez que sofisticadamente austera, donde una parte vocal extremadamente aguda y afinada se alza como portadora del mismo curso de la canción, llevándola hasta distintos sitios y jugando con la melodía de una forma magistral. Pero también hay sitio para la placidez y ese languidecer placentero a la que estábamos acostumbrados. Éstos se asoman con Too Easy y Tonight, con una artista que parece empequeñecerse a medida que, progresivamente, la percusión va haciéndose con el protagonismo del tema hasta cederle el mismo a los sintetizadores. En New Love Cassette también se aventura con otro tono que, la verdad, es todo un gusto; con la participación de los coros, Olsen recrea un tema de carretera ochentera con unas constantes rítmicas pegadizas y la intromisión de los graves de los instrumentos de cuerda.

Pero si nos tenemos que mojar y señalar una canción como identificadora de todo el despliegue que hace en este nuevo álbum, Impasse sería probablemente la escogida. En ella ocurre todo este diálogo con la gran orquesta convocada para su quinto álbum tiene lugar: desde la mitad de la canción, el espacio es cedido a una lucha de sensibilidades musicales que acaba por reconducirse en la disolución de las mismas, que se alarga de una forma tan caballerosa en la canción que nos hace entender la presencia del silencio como nueva intervención musical. Y es que en muchas ocasiones, en All Mirrors, la voz de la cantante parece establecer una confrontación con su propia música. Cuando ésta decide retirarse en la misma canción y dejar paso a todo un despliegue instrumental, se recrea un desbordamiento emotivo y de total intensidad por el diálogo de teclado, cuerda, guitarra y sintetizadores. Es entonces cuando nos damos cuenta que estamos asistiendo a unas piezas complejas y trabajadas, capaces de exponer una densidad y condensación sin que suponga un emborronamiento.

Pero casualmente, aunque la artista deja atrás la imagen de fragilidad por una propuesta musicalmente más agresiva y con una personalidad de gran fortaleza, la artista compone el lirismo All Mirrors desde la más profunda reflexividad. Hay una transformación respecto a la claridad de sus anteriores letras - que algunos dirían por ser un poco naïf -, el resultado de la cual es todo un despliegue de dudas y preguntas internas que quedan sin resolver. Olsen busca señalar todo aquello que convive con nosotros, construir desde la grieta y desde la duda, desde aquello de lo que seguramente no obtendrá nunca respuesta. Ejemplo de ello es What It Is donde, con una música que parece celebrar precisamente haber dado con un límite del ser humano, la cantante piensa sobre cómo podemos saber realmente si estamos o hemos estado enamorados: “It's  easy if you tell the truth / But knowing what it is, it's not enough /Knowing that you love someone / Doesn't mean you ever were in love”. La misma imposibilidad de concluir nada es lo que, de hecho, trata desde un mensaje optimista en el cierre de su disco con la canción Chance: Or anything that lasts / I just want to see some beauty / Try and understand / If we got to know each other / How rare is that?”.

All Mirrors es, en definitiva, toda una genialidad para nuestros oídos. Y no solo eso, es el relato de cómo una artista decide reconducirse y crecer con un nuevo proyecto llevada a cabo con la máxima seguridad y riesgo posibles. En el se proyecta, además de una gran riqueza creativa, una artista que avanza hacia una nueva dirección pero con paso firme. Y eso es, sobre todo, lo que explica esta nueva y renovada fascinación nuestra.

Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram