'El Padrino': Banda Sonora y todas las canciones de la saga de la mafia

[kkstarratings]
26 marzo, 2022
Redacción: dod Magazine

Banda Sonora de El Padrino

Ha pasado medio siglo desde el estreno de El Padrino (1972), la obra magna de Francis Ford Coppola, pero su excelencia y su vigencia la siguen posicionando como una de las mejores cintas de la historia. Ni siquiera cinco décadas después hemos podido olvidar los icónicos personajes sacados del imaginario de ese exitoso súper-ventas firmado por Mario Puzo, cuya licencia de adaptación fue comprada cuando la novela apenas era un manuscrito de veinte páginas.

Considerando su éxito, hoy día nos cuesta creer que existieran remilgos a la hora de adaptar dicha novela, pero lo cierto es que grandes profesionales del celuloide de la época (Elia Kazan, Arthur Penn, Costa-Gavras, Peter Bogdanovich o Richard Brooks) dijeron que no a este proyecto antes que Coppola. No hablaríamos tanto de visión por parte del mencionado, si consideramos que el cineasta accedió a rodar este “proyecto maldito” por las ingentes deudas económicas que acumulaba con Warner por anteriores –y poco afortunados- proyectos que llevó a cabo con la compañía. Sin embargo, y en ese mar de casualidades que inunda la siempre caprichosa industria del cine, lo que empezó siendo una propuesta forzada y sin convencimiento, terminó convirtiéndose en uno de los grandes clásicos del cine.

Aquí, todos los detalles sobre la banda sonora original de El Padrino compuesta por Nino Rota:

Banda Sonora de El Padrino (1972)

Ambientada en el verano de 1945, la película nos abre sus puertas a lo grande y con una de las escenas más emblemáticas de la misma: la boda de Connie Corleone (Talia Shire), hija del gran Don Vito Corleone (Marlon Brando). Como es tradición, un don concede favores a sus invitados en la boda de su hija, y en esta ocasión una larga colección de pedigüeños invitados hará uso de costumbres y no dudarán en demandar los favores del poderoso patriarca, generando consigo un intenso tinglado de conspiraciones y tráficos de intereses que muy pronto explotarán por sí mismos. Sin embargo, la trama en seguida nos presentará a su verdadero protagonista, Michael Corleone (Al Pacino), hijo menor de Don Vito y que aun habiendo permanecido apartado de toda actividad criminal durante toda su vida, mostrará empatía tras un duro percance que mandó a su padre al hospital. A marchas forzadas, Michael encabezará un proceso de venganza y una batalla entre bandas que, entre otras cosas, le llevará a conocer su Sicilia natal para más tarde trasladarse de vuelta a Estados Unidos y poco a poco ir cogiendo las riendas del negocio familiar. Poco después del fallecimiento de su padre, Michael capitaneará un entramado de particulares vendettas y un asedio personal con el que limpiará a varios jefes de familia de un plumazo, consagrándose, ahora sí, como el hombre más poderoso de la mafia.

Canciones de El Padrino (1972)

  1.  Main Title (The Godfather Waltz) - Nino Rota 3:09
  2.  I Have But One Heart - Nino Rota 3:00
  3.  The Pickup - Nino Rota 2:59
  4.  Connie's Wedding - Nino Rota 1:36
  5.  The Halls of Fear - Nino Rota 2:15
  6.  Sicilian Pastorale - Nino Rota 3:04
  7.  Love Theme From The Godfather - Nino Rota 2:41
  8.  The Godfather Waltz - Nino Rota 3:38
  9.  Apollonia - Nino Rota 1:25
  10.  The New Godfather - Nino Rota 2:03
  11.  The Baptism - Nino Rota 1:54
  12.  The Godfather Finale - Nino Rota 3:51

Banda Sonora de El Padrino II (1974)

Banda Sonora de El Padrino III (1990)

Nino Rota: De niño prodigio a neorromántico del séptimo arte

Para dar con los orígenes de una de las bandas sonoras más reconocibles y célebres del celuloide de culto, debemos irnos directos a la historia de su artífice. Nino Rota, nacido en Milán en 1911, demostró desde bien jovencito una inclinación reveladora por la música, que pronto le haría empaparse de sus coetáneos más relevantes. Con tan solo 11 años de edad compuso su primer oratorio, titulado L'infanzia di San Giovanni Battista, una notoria marca de talento precoz que volvería a resplandecer en los años siguientes con un sinfín de producciones de corte sinfónico y música de cámara al estilo clásico.

Es en los años 40 cuando Rota daría el pistoletazo de salida formal a su carrera dentro del séptimo arte, ejecutando diferentes composiciones para cintas como Zazà, Mio Figlio Professore, o Roma Città Libera, ganándose para sí una fama que le abriría las puertas en los 60 para trabajar con cineastas de gran renombre, como Franco Zeffirelli (Romeo y Julieta), Luchino Visconti (Noches Blancas) o Federico Fellini (La Dolce Vita).

Sus melodías, marcadas por un característico romanticismo y un costumbrismo melancólico, llamaron la atención de Francis Ford Coppola, quien ya contaba en su haber con films como El Valle del Arco Iris (con Fred Astaire y Petula Clark, nada menos), Demencia 13 o Llueve Sobre Mi Corazón, y decidió sumar para su próxima gran película al compositor italiano. Pese a su sorpresa y halago, Rota se hizo el duro y exigió ver parte del trabajo antes de aceptar el cargo, lo cual obligó al cineasta a trasladarse hasta Italia para mostrarle al compositor el primer montaje de El Padrino, que duraba como unas cinco horas). Rota aceptó, y el resto es historia. Codo con codo trabajaron para dar forma a una de las melodías más recordadas de la historia del cine, cuyos elegantes tintes con marca de vals sirvieron para remarcar a la perfección ese componente nostálgico y amargo que el film posee.

 

Trailer de El Padrino

Sinopsis de El Padrino

América, años 40. Don Vito Corleone (Marlon Brando) es el respetado y temido jefe de una de las cinco familias de la mafia de Nueva York. Tiene cuatro hijos: Connie (Talia Shire), el impulsivo Sonny (James Caan), el pusilánime Fredo (John Cazale) y Michael (Al Pacino), que no quiere saber nada de los negocios de su padre. Cuando Corleone, en contra de los consejos de 'Il consigliere' Tom Hagen (Robert Duvall), se niega a participar en el negocio de las drogas, el jefe de otra banda ordena su asesinato. Empieza entonces una violenta y cruenta guerra entre las familias mafiosas.

El Padrino: Las 10 mejores frases de la saga

  1. "Le haré una oferta que no podrá rechazar" - Vito Corleone (Marlon Brando) a Johnny Fontane (Al Martino).
  2. "Si algo nos ha enseñado la historia es que se puede matar a cualquiera." - Michael Corleone (Al Pacino) a Tom Hagen (Robert Duvall).
  3. "Cada hombre tiene su propio destino". - Don Vito Corleone (Marlon Brando).
  4. "Mi padre me enseñó muchas cosas aquí. En esta habitación. Me dijo: Mantén cerca a tus amigos, pero aún más cerca a tus enemigos" - (Michael Corleone (Al Pacino) a Frank Pentangeli (Michael V. Gazzo) en El Padrino II).
  5. “No se habla de negocios en la mesa.” – Sonny Corleone (James Caan).
  6. "Nunca digas lo que piensas a alguien fuera de la familia."- Vito Corleone (Marlon Brando) a su hijo Sonny (James Caan).
  7. "Un abogado con su maleta puede robar más que cien hombres armados". Vito Corleone (Marlon Brando) a su hijo Sonny (James Caan).
  8. "¿Dónde dice que no se puede matar a un policía?” - Michael Corleone (Al Pacino).
  9. "No me gusta la violencia, Tom. Soy un hombre de negocios; la sangre resulta muy costosa" – Sollozzo (Al Lettieri) a Tom Hagen (Robert Duvall).
  10. Un hombre que no pasa tiempo con su familia nunca puede ser un hombre de verdad” - Vito Corleone (Marlon Brando) a Johnny Fontane (Al Martino).

El Padrino: Curiosidades de la saga de Francis Ford Coppola

  • Aunque a día de hoy no podamos concebir El Padrino sin su icónico elenco, la cinta contó en su día con una imponente colección de pretendientes para sus correspondientes personajes que bien podrían haber supuesto un casting paralelo de auténtico lujo. Por una parte, Mario Puzo, autor de la novela homónima, tenía claro que nadie como Marlon Brando para interpretar al legendario don Vito Corleone; sin embargo, y dada la mala fama que el actor cosechaba en el estudio, se llegaron a valorar otros nombres alternativos para el mencionado papel como el de Laurence Olivier, George C. Scott, Ernest Borgnine, Anthony Quinn e incluso Burt Lancaster. Algo similar sucedería con Michael, el hijo predilecto de la familia, un rol que originalmente asumió Al Pacino, pero que a juego con las desconfianzas que éste emitía, llegó a estar muy cerca de ser obtenido por otros titanes de la interpretación como Warren Beatty, Dustin Hoffman, Jack Nicholson, Robert Redford o Robert De Niro (quien sí se ganaría más tarde un papel en la saga, interpretando al joven Vito en la segunda entrega).
  • Nino Rota, compositor de la emblemática BSO de El Padrino, estuvo nominado al Óscar por la partitura del tema principal de la película, también conocido como Love Theme. Sin embargo, esta nominación fue drásticamente revocada tras saberse que la pieza estaba inspirada en la Banda Sonora de Fortunella, una comedia italiana de 1958 dirigida por Eduardo De Filippo, y cuya música original estaba compuesta, paradójicamente, por el propio Rota. Años más tarde la Academia de Cine y el compositor italiano hicieron las paces, tras la pertinente entrega de la estatuilla por su trabajo en El Padrino II.
  • La de Brando para el papel principal podría ser perfectamente una de las transformaciones físicas más espectaculares de la historia del cine, y es que si hay algo especialmente característico en el aspecto de Vito Corleone es sin duda alguna esa prominente mandíbula tan icónica que todos recordamos. El actor empleó para la prueba de casting bolas de algodón que introdujo en el interior de su boca con el fin de provocar que sus mejillas tuvieran ese aspecto caído, como si de un bulldog se tratase. Pero para la propia película se le diseñó una suerte de ortodoncia postiza con extensiones de acrílico en la zona vestibular de la mandíbula, lo cual le permitía ensanchar la parte del músculo masetero hacia afuera para dar esa expresión facial tan característica del personaje. Actualmente la prótesis que utilizó el actor se encuentra expuesta en el Museum of the Moving Image ubicado en Queens, New York.
  • La estrecha relación entre Coppola y George Lucas no era ningún secreto en la época, pues precisamente un año después del estreno de El Padrino veríamos al primero en los créditos del debut cinematográfico del segundo, con su trabajo en la producción de American Graffiti (1973). Lo que tal vez sí que muchos no sepan es que el propio Lucas también estuvo involucrado en el rodaje de El Padrino, concretamente desempeñando un papel como asistente de edición. Luego de haber servido como convicción definitiva para que Coppola aceptase rodar la película, éste mantuvo a Lucas como mano derecha al cargo de asistir al cineasta en determinadas tomas de decisiones con respecto a ciertas escenas relevantes (como aquella en la que Michael protege a su padre en el hospital), o en la realización de esas icónicas transiciones gráficas en las que podemos ver evolucionar la trama a través de los recortes de periódico que se van sucediendo a lo largo de ésta.
  • Uno de los emblemas por excelencia de El Padrino es ese aprecio tan sui generis del concepto familia, algo que el propio Coppola quiso reflejar incluyendo en el reparto a varios miembros de la suya. Concretamente, vemos a su hermana Talia Shire interpretando el papel de Connie Corleone, a su madre (Italia Coppola) como extra, a su padre (Carmine Coppola) interpretando al pianista de la famosa secuencia del colchón, y hasta sus hijos, Sofía, Gian-Carlo y Roman, quienes interpretan a los niños del bautizo del hijo de Connie. Sofia Coppola, de hecho, ganaría mucho protagonismo en la tercera entrega, interpretando directamente uno de los personajes principales, Mary Corleone, hija de Michael.
  • Una de las claves que encumbraron la cinta hasta ese valor fílmico que a día de hoy continúa vigente, 50 años después, es esa actitud única con la que algunos de sus responsables encararon la realización de la misma. Para empezar, el propio Marlon Brando dejaba muy claro que los guiones no eran para él. Desestimando la idea de estudiarlos, el actor colocaba unas tarjetas estratégicamente detrás de las cámaras en pleno rodaje, de este modo afianzaba su tesis personal de que la manera de conseguir una interpretación verdaderamente auténtica era llevarla a cabo sin ensayo previo, metiéndose en el personaje y diciendo las líneas frente a la cámara por vez primera. Algo similar sucedió con el tristemente desaparecido James Caan, quien interpretaba a Sonny Corleone y cuyas mejores escenas fueron fruto de la pura improvisación.
  • La cinta de Coppola estuvo en el punto de mira de las grandes familias de mafiosos de Nueva York, incluso antes de ser estrenada. Concretamente, el equipo y la producción fueron objeto de boicots, amenazas y extorsión por parte de Joe Colombo, uno de los más relevantes jefes del crimen en la gran manzana y que trató personalmente de imposibilitar el rodaje de la misma, vinculando su mensaje a un valor peyorativo hacia la comunidad italo-americana. Con el fin de llegar a un lugar común que satisficiera a todas las partes, Al Ruddy (productor de El Padrino) le facilitó a Colombo una copia del guión, con el fin de proponerle libertad absoluta de eliminar aquello que le pareciera ofensivo. Su única petición fue que no apareciera la palabra mafia, y además logró que algunos miembros de la Italian-American Civil Rights League tuvieran un papel dentro de la propia película.
  • Menos civilizado fue el encuentro que protagonizaron Frank Sinatra y Mario Puzo, autor de la obra literaria original en la que Coppola se basó, pues además de tampoco estar nada satisfecho con la imagen que se transmitía de los italo-americanos en el libro, Sinatra andaba con la mosca detrás de la oreja luego de que en la novela original se incluyera un personaje fuertemente inspirado en él (Johnny Fontane), una suerte de alter ego del crooner que se mostraba como un cantante fracasado y en crisis. La cosa no llegó a las manos, tal y como la ficción se ha encargado de retratar recientemente, pero sí provocó un encuentro muy tenso entre ambos en el Chasen’s, un lugar de moda de la época en la que iban celebridades, tal y como relató el propio Puzo en un artículo para la revista New York en agosto de 1972.
  • Estos y muchos más entresijos están magníficamente retratados en The Offer, una miniserie de 10 episodios producida por Paramount+ en la que se nos muestra, a modo de behind the scenes, la trastienda de sucesos que tuvieron lugar durante la gestación de uno de los grandes clásicos del cine.
  • El gran rumor por excelencia que asoló la trilogía tras su correspondiente fin fue el de esa idealizada cuarta parte por la que muchos productores y directores quisieron apostar, pero por la que Paramount nunca accedió a pasar por el aro. Por su parte, Coppola nunca quiso ni hablar de una cuarta entrega, aunque Puzo sí llegó a confeccionar un pequeño guión con un argumento yuxtapuesto, similar al de la segunda entrega, en el que se narraría, por un lado, el ascenso de la familia Corleone y cómo Sonny acaba convertido en un asesino, y por otro, cómo Vincent Mancini (el hijo de Sonny, que es interpretado por Andy Garcia en El Padrino III) acaba convirtiéndose en el nuevo don de la familia. Desafortunadamente, la salud de Puzo empeoró en 1999 y falleció sin que este relato pudiera llegar a término.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram