Apetito para la destrucción: Guns ´n´ Roses a punto de llegar a Madrid

31 mayo, 2017
Redaccíon: dod Magazine

Guns N’ Roses

Redacción: Pablo Aznar

El primer CD que poseí fue este Appetite for Destruction de Guns ´n´ Roses, tenía yo 11 años. Dentro de unos días, estarán en nuestro país en una gira mundial espectacular que pasará por San Mames y el Calderón. Yo no puedo tener más ganas de que comience el espectáculo, así que he decidido abrir boca con un remember del disco debut más vendido de la historia del Rock, con +30 millones de copias. 

12 canciones componen el mítico Appetite for Destruction, que vio la luz hace ya 30 años (¡cómo pasa el tiempo!). Abre el disco Welcome to the Jungle, BOOM, ya de primeras, una canción rompedora que no se cómo pudo esquivar la censura. Y es que Welcome to the Jungle es puro Guns ´n´ Roses. Es fuerte, es dura, es líricamente potente. Escrita por Axl cuando visitaba a un amigo en Seattle, este temazo trata, cómo no, sobre Hollywood, donde puedes "conseguir todo lo que necesites". Cada cual que entienda lo que quiera con "todo". Sí.

Seguimos con Its So Easy, donde la voz se vuelve más grave, y sale la chulería y el sentimiento imparable de rockstar. Obra del bajista Duff McKagan, esta canción sube el listón que a su vez incrementa Nightrain. Aquí vemos lucirse a los guitarristas, tanto Izzy Stradlin como Slash. El riff de Nightrain ha pasado a la historia entre los bares de rock (me refiero a los de rock de verdad, no a los que llaman rock al indie) pues es una de las canciones de beber más míticas. Todos sabemos que la bebida siempre fue un gran hobby de los californianos, y a quien han regalado himnos como el que acabamos de tratar.

En Appetite for Destruction Out Ta Get Me viene después de un Night Train ya descarrilado, una canción que parece huir de la policía pese a que un gran grito de "I´m f***ing innocent" nos pide clemencia en el estribillo. "No me cogeran", se escucha después, y corriendo como vinieron dejan camino para Mr. Brownstone, más bailable (moviendo las caderas a modo Axl) y quizás con un toque más oscuro.

Mr. Brownstone es una canción enfadada, que deja ver la soberbia de una banda que se metía lo que quería, cuando quería, y como quería, que abusaba de las drogas y en especial la heroína. Ya con el colocón, abren paso a Paradise City.

Me acuerdo la primera vez que escuché Paradise City, where the grass is green and the girls are pretty. Quizás uno de los mayores himnos con los que nos dejaron los Guns ´n´ Roses en este discazo con el que se estrenaron. Un estribillo memorable, que de tan repetitivo se mete en ti y te atrapa.La escuchas una vez y ya no la olvidas. Nunca.

Con una Gibson SG grabó Slash My Michelle, la siguiente canción con la que nos encontramos, aún con apetito para seguir destruyendo. Es curioso porque el resto del álbum usó una Les Paul, su guitarra más característica. Hay quien piensa que se la lleva hasta a la cama, junto con su sombrero de copa y esas gafas de sol tan oscuras como My Michelle.

Escrita para una "amiga" de Axl Rose, conocida a través de la primera novia de Slash, Michelle Young influenció tanto a la banda que sale en los agradecimientos. Bueno, y le escribieron una canción! Una groupie de vida infeliz, eso era Guns en toda regla. Unido con una letra ácida e impactante, surge aún otro temazo.

Precede a Think About You, que pasa a la ligera por el álbum teniendo en cuenta que abre paso a Sweet Child o´Mine. Como la habréis cantado mil y una veces, y la habréis visto versionada mil y dos por cantantes de todas las partes del mundo, me la salto. Sí, asi sin más, Sweet Child o Mine me la salto porque todavía sólo me pone el solo.

Nos encontramos con You´re Crazy, canción que pasa quizás algo desapercibida en este álbum. No quiero decir que es de relleno, ni mucho menos, pero no tiene la potencia con la que empezó todo. Lo mismo le ocurre al Anything Goes que viene después, que pese a tener algún riff muy curioso, y un estribillo brutal, no terminaron de llegar al público. Son canciones más "de coleccionista", puede ser, donde la chulería característica de Axl Rose desborda por donde suena. Pero eso no es nada porque...

...porque cierra el álbum Rocket Queen. ¿Y qué? Me diréis. Pues Rocket Queen fue un bombazo. Es la canción tapada del álbum, aunque no tanto se tapó Adriana Smith, quien por una botella de Jack Daniels accedió a tirarse a Axl Rose en el estudio de grabación y que quedase grabado para la historia. Y quedó grabado para la historia, después del solo de guitarra.

Lo que no sabíais es que Adriana Smith estaba saliendo desde hace un año con Steve Adler, batería de Guns n Roses. Rock n Roll de principio a fin.

Hablando de fin, con Rocket Queen termina la destrucción, que no el apetito. Este álbum estará siempre en lo alto del Hard Rock, al igual que estarán las Pistolas y Rosas este fin de semana, cuando podamos disfrutar de estos rebeldes maduros en directo.

https://www.youtube.com/watch?v=Mh_Gv1wCPDM

 

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram