40 años del primer single de The Cure: 'Killing an Arab'

3 enero, 2019
Redaccíon: dod Magazine

The Cure (2013)

Redacción: Ozantoño Torres

Cuando he leído que The Cure estarán en el cartel del Mad Cool del próximo año, no sé por qué, pero hice un ejercicio de regresión y llegué, nuevamente, a mi nada tierna adolescencia. De un plumazo he vuelto a esos años en los que el Disintegration se convirtió en la base angular de cualquier día a día pandilleril modo primero de los 90. Tenía una amiga a la que machacaba imitando el Lullaby y me decía: “Ay, no me hagas ese tío que luego por la noche no duermo”.

Disintegration es, para mí y para muchos, la obra maestra de los The Cure. Todo un plante en su carrera, ya que venían de la conocida como “trilogía siniestra” donde exploraron nuevos sonidos y hasta acariciaron algún hits de refilón.

Pero para llegar a esta obra de singles suicidas y oscurísimos que atrajo a mucho público nuevo -entre ellos una parva de gente que llegábamos a la adolescencia buscando algo en lo que encajar- había que buscar un comienzo.

40 años del primer single de The Cure: 'Killing an Arab'

Y resulta que el pasado 21 de diciembre, se cumplen 40 años del día en que publicaron Killing An Arab, el primer single de la banda y pistoletazo de salida a través del pequeño sello Small Wonder. Y ya fue todo un no parar. Hasta el punto de ser considerados los representantes máximos del postpunk, los amos del calabozo para con el rock siniestro e incluso haber hecho tonteos en bases tecnopop.

En el magnífico libro Cured, de Lol (Laurence Andrew) Tolhurst (Malpaso, 2018), uno de los fundadores de la banda, narra como ya Robert impactaba en sus primeros añetes mozos con el look que tanto lo caracteriza. Cualquier concierto se llenaba de grescas, borracheras, sandungueo y mil y una desventuras con un Robert Smith encabezando las mismas.

Nadie apostaba por ellos ni un duro. ¿Pero quién le iba a echar cuenta a unos amiguetes punkarras de Crawley? Aun así, ahí, al quite. Fue cuando montaron un grupo desde esa ciudad de edificios deprimentes ubicada en un campo oscuro, húmedo y frío. No, no soy yo el que dice esto, que conste; son palabras del mismo Lol.

Cuando Robert llegaba a los locales a actuar se quitaba su largo abrigo negro para colocarse una chamarra de cuero que se usaba en la banda por turnos. Eran pobretones, nunca renegaron de ello y, por tanto, escaseaban los medios. Incluso tenían que costearse las luces y el sonido. Pero había que tocar.

Cuando presentaron aquel single Killin an arab el título del mismo dio pie a muchas interpretaciones erróneas. Pero Robert siempre decía que ni hablaba de racismo, ni hacía apología de nada; ni mucho menos Maricarmen. Cuando le preguntaban por el mismo, que era en todas las entrevistas, este decía que era un guiño literario a El extranjero de Camús. ¿Sabían este dato? Pues tal que está; que Robert -ahí donde lo ves tú con sus pintas- siempre fue mucho de darle a la mollera en todo lo concerniente a letras, música y demás ¿De dónde creen que sale ese sonido tan característico?

Si han leído El extranjero de Camus (y si no, ¿A qué esperan?) sabrán que hay un personaje llamado Mersault. Es un tipo escéptico con todo y toda su vida es de una indolencia existencial más tipo de alguien que está ajeno al mundo que a otra cosa.  Mersault no para de argumentar que el hombre es vil y desgraciado. Y como prueba de ello va, en un momento de la obra, y liquida a un árabe que intentó asaltarlo en Argel, cuando iba paseando por sus playas. Lo curioso es que asume este acto criminal con una frialdad pasmosa. Tanta que reflexiona en el paredón de los convictos aquello de “todo el mundo sabe que la vida no vale la pena de ser vivida. En el fondo, no ignoraba que morir a los treinta años o a los setenta importa poco, pues, naturalmente, en ambos casos, otros hombres y otras mujeres vivían y así durante miles de años.”

Bueno, pues esta novela tenía encandilado a Robertito que, en esas fechas, sólo leía cosas de este autor, así como obras de Blake, Artaud y Charles Baudelaire. Y estando en este sin vivir literario va y compone Killing An Arab; una oda rimbaudeana donde se pierde en frases tipo "I’m Alive and Dead/ I’m the Stranger/ Killing an Arab". El mismo Lol le llegó a decir: "Robert, no creo que nadie reconozca al personaje de Camus en la canción. Nos van a decir de todo."

Y le dio lo mismo. La grabó. Y aunque ahora son todos parabienes con la composición y suelen cerrar los conciertos de la banda con ella, ni la discográfica ni el grupo –todos menos Robert, ya dije- estaban por la labor de algo que sonaba racista y apológico. Desde entonces cada vez que Robert, con voz depresiva, nos adentra en este himno que lleva ya justo en estas fechas 40 añazos sonando, el corazón se pone a cien y saltamos dislocados.

En su haber tienen temas tan emblemáticos como el Fascination Street, Just Like Heaven, A Forest, Lovesong o Pictures Of You, Lullaby, Friday, I’m In Love y Boys Don’t Cry. Claro que la voz de Smith ya no es la misma; comienza a renquear en algunos momentos, pero aun así, o mejor dicho, tiene ese singular y delicado vínculo con su público.

Los The Cure no son una banda de grandes himnos ni estribillos coreables pero tampoco necesitan de ello. Si ves un concierto de ellos podrás comprobar como Robert apenas dice nada; simplemente hila una canción tras otra porque no necesita ese tipo de charlas largas para que a la concurrencia le brillen los ojos.

Por tanto, Robertillo, Lol y demás; gracias, y felicidades por estos cuarenta añazos en la música. Porque, como bien contemplaron los Muchachada Nui en aquella imitación histórica de La hora Chanante, Robert es y será siendo un niño ya crecido, entrado en años y kilos y por eso, cada vez que termina una canción en un concierto y la gente aplaude, esboza esa sonrisita peterpanesca como si todavía fuese aquel jovenzuelo salido de Crawley con ganas de seguir dando gresca, pintarse los ojos y usar la misma marca de laca años ha. Venga, Robert, sal a bailar que tú lo haces fenomenal.


Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram