10 años de 'Romancero' de La Bien Querida

22 enero, 2019
Redaccíon: dod Magazine

La Bien Querida - Romancero

Redacción: Ozantoño Torres

Os hago un ejercicio de regresión. Volvamos a 2009, ¿Vale?,  el año en que Obama se convierte en el 44ª presidente de los EEUU, nos dejó Michael Jackson y se lanza el sistema operativo Windows 7. Ese mismo año triunfan los discos de El Barrio, Fangoria y el X de Estopa.

Si los escucháis ahora suenan tan a esa época que nos lleva a hablar de crisis, -perdón, desaceleración- y los previos a la mayoría rajoyniana. Han pasado diez y las canciones, éxitos y discos de aquella hornada son ya caducos. ¿Todos? No, un irreductible grupo sacó su primer disco y si tienes la dicha de ponértelo de cabo a rabo en estos compases del 2019, verás que no ha perdido ni una pizca de modernez. Hablo, claro está, La Bien Querida y Romancero (Elefant Records, 2009).

Pero, ¿Quiénes son? Por si vives en Borneo, en los cráteres de Marte o en los anillos de Saturno hete aquí la respuesta.

10 años de Romancero de La Bien Querida

A ver, son una pareja musical/emocional formada por David Rodríguez y Ana Fernández-Villaverde. En realidad decir LBQ es hablar de ella aunque todo el mundo sabe que en este proyecto ambos están codo con codo. Ana viene del mundo de la pintura y, de hecho, algunas portadas son de su propia creación. En su haber está incluso una para Extremoduro. Su padre -Txabi Villaverde- fue uno de los pioneros en la música rock bilbaína.  ​

La historia para emprender su carrera musical empezó en 2005. El día que Juan Ramón Rodríguez le dijo que lo del óleo sobre lienzo muy bien y tal, pero que la veía aporreando una guitarrica y cantando cosas. Si os habéis quedado con la duda de quién es este muchachín os aclaro; el Juanrra este no es un piernas que pasaba por allí. Así es como viene en el DNI, pero todo el mundo lo conoce como el Jota; ya saben, granaíno y líder de Los Planetas. Sí, ese del que siempre se hacen chistes sobre su pronunciación, considerado Patrón del Indie Patrio (Aunque te gusten Los Planetas como a todos los puretas ahora guiño, guiño a Novedades Carminha).

La cosa es que la muchacha se nos animó y grabó unas maquetillas para colgarlas en MySpace (¿Os acordáis de esta web?) y tuvo 150.000 escuchas que consiguieron el premio mejor maqueta del año. Por eso, el Sr. Chinarro se la lleva de conciertos y tal y en uno de ellos la fichó Luis Calvo, de Elefant Records- un canijeras que tiene vista de lince para la cosa indie y otro de las Santos Patronos del movimiento- y le dice que le va a sacar un disco tó guapo.

Y entonces, en 2009, llega Romancero. Y, ciertamente, queda guapo. Sonidos flamencos mezclados con voz puramente pop y cajas de ritmos. Y como 10 es una celebración redonda, mira, oye, Bienque, buena ocasión para rendirle un merecido homenaje ¿No creéis? Algo modo remezcla, nuevas versiones o cualquier cosita. El disco tiene una fuerza brutal cuando lo escuchas de cabo a rabo. Es como una prolongación de los ya desaparecidos Family o La Buena Vida. Le dieron el premio a mejor disco en todas y cada una de las revistas del país. El argumento del mismo; Amor, amor por un tubo. Un disco que suena a Jeanette producida por Grupo de Expertos Solynieve.

Desde entonces decir LBQ y Elefant Records es lo mismo. Por si están a la cuarta pregunta y desconocen detalles de esa disquera -Materia Obligatoria en 1º de la Indie y si no la conocen es para que os quiten el título de hípster a hostias-. Elefant es el centro neurálgico del inditroskismo patrio y a él le debemos la edición de algunas de las mejores obras del género. Léase Un soplo en el corazón de Family o rescatar a las Vainica Doble. Solo por esto último merecen filas y filas de velas, flores y bombones. Esto último incluso que mejor.

Romancero, conquistó de inmediato los corazones de todos los seguidores del pop indie nacional. Pero ¿Cuál fue la receta para algo tan redondo? Coincidieron muchos factores, pero específicamente se fraguó en un momento en que la música pop española estaba de capa caída, con las descargas más en auge que nunca y con la crisis –perdón, desaceleración- galopante por lo que parecía que nada nuevo/bueno podía alegrarnos el año, musicalmente hablando. Pero lo hizo y de qué manera. La otra receta mágica del disco es que habla de un amor pero en una forma, modo y usando palabras que todo el mundo podía entender. No hacía falta tener aprobada la carrera de Filosofía para saber de qué estaban hablando.

Ya no, ofrece una instrumentación que va entre lo calmo y lo tormentoso. Otro tanto pasa con Bendita, esa ranchera con ecos de jazz y hasta un acordeón de Marceli Canalls. En Cuando lo intentas reina la dulzura y hasta una mandolina. Los estados generales retrotrae a balada sesentera con golpes de orquesta de cámara sobre un fondo de ritmos latinos. Golpe de estado parece un tema country, pero aparece un fiscorno y, de nuevo, el pop. 7 medidas de seguridad nos acaricia a golpe de flauta, sintetizadores y hasta una guitarra flamenca. Cuando llega Corpus christi no necesitas más, porque ya estás enamorado hasta el tuétano. Y, por supuesto, De momento abril, con ese bello arreglo orquestal que nos pasea por un pop andalusí, sin voz agitanada ni dejes a lo Niña Pastori. Y se agradece. Luego pasa al rock con El zoo absoluto con las guitarras afiladas tomando protagonismo. Adn a dúo con  Joe Crepúsculo. Y también, el pop solemne de la frágil y dinamitera a partes iguales de 9.6.

El disco se clava en tu hipocampo y se queda ahí de por vida.  Eso es el arte; aquello que nos deja un buen regusto.  Así que, tras terminar de contaros esto, me lo voy a enchufar nuevamente porque necesito un trallazo del Romancero bienqueridier.

Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram